De súper machos y machismos

portada super machos

El machismo como tal es una construcción social, que día con día seguimos aceptando como normal. Y no sólo eso, en ocasiones muchos lo toman como guías de pensamiento y de actuación.  

Son modelos supuestamente idóneos para seguir por parte de los hombres. Al final son solo prototipos que llevan a continuar con la violencia y la superioridad del género masculino sobre el género  femenino. Conozcamos un poco mejor a estos súper machos (machistas) que debe evitar ser, o toparse con alguno de ellos.

– EL SUPER HOMBRE, el hombre superior

Es ese modelo  – a no seguir- que enseña a los hombres que deben saberlo todo y demostrar su superioridad ante los demás.

El  SUPER HOMBRE es el más fuerte y debe demostrarlo en todo espacio en el que se mueva: 

  • En el trabajo es el que más trabaja para demostrar que es mejor.
  • Si el trabajo es físico, él es el que puede levantar más peso sin usar indumentaria de seguridad.
  • En los deportes es al que no le importa arriesgar su integridad física con tal de ganar.
  • Todo lo resuelve peleando y demostrando su capacidad física.
  • … Y, con las mujeres,  demuestra su superioridad mediante el uso y ostentación de la fuerza (bruta).

– EL SUPER PODEROSO, porque aquí mando YO

Este no es un principito de la casa… es EL REY.  Un ser  que se cree más inteligente y capaz físicamente que cualquier mujer, por ley de la naturaleza.

Es el súper macho que se muestra a los demás hombres como el CENTRO DEL UNIVERSO y, como tal, todas las otras especies están a su servicio. El creador de todo, el que piensa, el que pone el dinero y dice que “lavar los platos es cosa de viejas”.

Las mujeres deben responder a sus demandas ya que ellos tienen el PODER. Son los dueños de la casa, suponen ser los únicos que trabajan y aportan más; los dueños del carro, los que pagan las salidas – y cuídese – si también pagan  el gimnasio y el celular con tal de tenerlas vigiladitas.

Es el que dice: “Usted es mía y de nadie más”.

CUIDADO porque es el sujeto que se impone con un contundente “(…) porque lo digo yo y punto”.

– EL PRÍNCIPE CONTROLADOR, el protector al rescate

Es ese ser sobrenatural que siempre va al rescate.

Este es el tipo de hombre que parece inofensivo. Típico que a primera vista parece no quebrar un plato. Pero su anhelo de matar gigantes lo lleva a inventar uno cada vez que ve un molino.

Son amables, pero van más allá de la amabilidad: No dejan a la mujer mover un dedo, la llevan, la traen, la protegen  al salir de noche, de sus amigos que pueden coquetearle, de sus amigas que ellos consideran mala influencia, de las personas que ellos no aprueban.

Es el que manda flores pero no por el detalle, sino para informar a otros hombres de la oficina que ella tiene dueño. Es de los que llama para saber cómo está, pero realmente es para saber dónde está, con quién y por qué.

Son una mala copia de Kevin Costner, haciendo de guardaespaldas. Este príncipe que al final termina siendo sapo tiene como único fin controlar todo a su alrededor, especialmente cuando se trata de SU chica.

– SEXYMAN, el que abraza y da amor

Este visitante del Planeta Viril enseña a los hombres que deben saber todo sobre sexo desde niños y estar más adelante que la mujer.

Buscan y tratan a las mujeres como una mercancía sexual, creada solo para satisfacer sus placeres. Pero eso sí, son unos “cosis”  y todas los aman, porque irradian ese interés sincero que en realidad no va más allá de la cama.

Es el que altera las estadísticas pues le enseña a los varones que hay 7 mujeres en el mundo para cada uno de ellos.

Este “50 sombras de Grey”, no usa protección “porque con eso no se siente rico” y evangeliza que el macho no tiene por qué ser fiel y que la mujer  está en obligación de satisfacer sus deseos donde, cuando y en la posición que quiera, aún cuando ella no quiera.

 

Todos los hombres han sido criados, escuchando leyendas de estos “dioses”, planteándolos como modelos a seguir.

Sin embargo es tiempo que nuevos héroes surjan. 

Revisemos a cuál de estos súper machos nos parecemos más – o cuál es el que tenemos más cerca – y  demostremos la forma correcta de usar los poderes que todos los hombres tenemos o tienen (por el valor de la experiencia, edad, conocimientos, u otras capacidades).

Finalmente, si usted  es hombre y se siente la reencarnación de alguno de estos Súper Machos le dejamos una sugerencia:

  • Si se siente muy SUPERMAN y quiere demostrar algo, comience por no ser machista y usar sus poderes para hacer el bien a quienes lo aman.
  • Si se cree muy PODEROSO pues a cuidar con cariño y respeto. Si quiere jugar de Rey, póngase a “bretear” por su reino.
  • Si le gusta jugar de PRÍNCIPE, deje de marcar territorio.  Si no puede hacer algo bueno por las razones correctas, mejor no lo haga.
  • Si anda de SEXYMAN, bájese de esa nube. Si quiere seguir en esas  se quedará muy solo.

Y recuerde.  Es asunto suyo comenzar con el cambio.